El tesoro natural de Cartagena

Noticias de turismo de argentina y el mundo

Con un gran testimonio histórico, Cartagena recibe a sus visitantes en un entorno natural de costas y volcanes.


Fuente Noticias de Turismo 27/06/2018

La brisa marina y los atardeceres que transforman los colores de las fachadas de casas de más de 400 años hechizan a los visitantes en Cartagena de Indias. Esta ciudad, Patrimonio Histórico de la Humanidad, con tesoros coloniales, fundada en, conserva la arquitectura colonial de sus construcciones y el conjunto de fortificaciones más completo de Sudamérica. Aprovecha los vuelos baratos a Cartagena, y suma a los encantos de su arquitectura colonial, republicana y moderna, los atractivos de una intensa vida nocturna, festivales culturales, paisajes exuberantes, magníficas playas, excelente oferta gastronómica y una importante infraestructura hotelera y turística.

A sólo 30 minutos de Cartagena se pueden descubrir las islas llenas de encantos naturales que hacen vivir un sueño donde las apacibles y tibias aguas color turquesa y playas de arena blanca hacen de esta zona insular un paraíso en la tierra. Bucear o hacer sonrkeling es conocer en su profundidad uno de los parques naturales más visitados de Colombia. En él avistaras peces multicolores y toda la flora y fauna del Mar Caribe. Así mismo podras visitar el Oceanario de la Isla de San Martin de Pajarales, un santuario a la vida marina.

Las opciones de alojamiento son diversas y podes viajar por Copa Airlines. Es posible escoger tradicionales hoteles coloniales o exclusivos boutique que proporcionan una experiencia única por sus detalles y servicios personalizados. El centro histórico que encierran las murallas de Cartagena es el alma de esta ciudad, que le sirvió de inspiración a Gabriel García Márquez. Aquí, además de palpar la historia de siglos en calles empedradas, se puede explorar el Castillo de San Felipe, asombrarse con un recorrido por iglesias antiguas y, cerca, hasta nadar y flotar en un volcán de lodo. Es placentero recorrer las calles y observar los tesoros coloniales, el Palacio de la Inquisición y la Torre del Reloj son un ejemplo de estas, además de disfrutar la brisa cálida y tranquila desde sus parques y plazas. La gastronomía es también una fiesta en la ciudad. Las alternativas se multiplican para los viajeros que buscan experimentar sabores nuevos y exóticos de la cocina local e internacional.